viernes, 24 de junio de 2011

Código de Conducta del Buen Corredor

Cuando estaba escribiendo la "entrada" que lleva por título el "toque en las carreras", estuve buscando alguna referencia a códigos de conducta del corredor pero lo que encontré fue poco, por no decir nada. El que no hubiera casi nada escrito sobre el tema y la invitación de los amigos del "carnet del corredor" a escribir un artículo sobre ello han conducido a que hoy se publique en la web del carnet del corredor de la Real Federación Española de Atletismo el siguiente artículo:

https://www.carnetcorredor.es/rfea/index.php?option=com_content&view=article&id=773&Itemid=112&lang=es

Mi agradecimiento a los amigos del carnet del corredor por darme esta oportunidad.

Un saludo

Al haber desparecido el enlace os reproduzco el artículo enviado:


Código de Conducta del Buen Corredor

El deporte, las carreras populares, son manifestaciones del hombre en sociedad. Cada uno de nosotros somos una combinación de usos, costumbres, moral, educación, cultura, carácter, … y cuando competimos en una carrera, todo ese bagaje que llevamos encima, ese ADN emocional, determina nuestra forma de actuar.

Conducta” según Antonio Aróstegui, Doctor en Filosofía, “es una palabra que procede de conducir, e indica el modo cómo se conduce o comporta el hombre.  Esta conducta, se halla integrada por una serie de actos y de hábitos o costumbres que siempre responden a unas motivaciones más o menos claras, y que explican en último extremo por qué hacemos una cosa, por qué nos hemos habituado a otra”.

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE), el deporte es la “actividad física ejercida como juego o competición, cuya práctica supone entrenamiento y sujeción a normas.

Un elemento fundamental del deporte es que está sometido a unas normas, a unas reglas, que deben respetarse. Las carreras no pueden ser una excepción. Luego, con independencia de nuestro ADN emocional, en carrera debemos amoldarnos a unas directrices, a unas normas técnicas, pero también a unas normas de conducta.

Según el Reglamento de una reciente carrera popular “Será descalificado todo corredor que ... manifieste un comportamiento antideportivo". Si acudiendo de nuevo a la RAE, por deportivo, debe entenderse “ que se ajusta a las normas de corrección que el asenso general estima deben observarse en la práctica de los deportes”, por comportamiento “antideportivo” deberemos entender, todo comportamiento que no se ajusta a dichas normas de corrección.

En un manual de primaria de atletismo se dice: "Un corredor puede ser descalificado por: empujar a otro participante, dar codazos a otro corredor, cruzarse en carreras de pista libre y marcha obstruyendo el paso de otro corredor, ..." y añadiría, otras, como “recortar el recorrido,  proferir insultos o palabras malsonantes a otras personas, hacer un mal uso de los avituallamientos tanto durante como después de la carrera, tirar residuos que pongan en peligro la integridad de otro corredor, correr en grupo sin permitir el paso de otro corredor, detenerse bruscamente durante la carrera, caminar por el centro del recorrido en lugar de buscar rápidamente un lateral, correr por otro corredor con el ánimo de manipular el resultado, ocupar cajones de salida que no sean apropiados para la velocidad del corredor, …”

Para Antonio Aróstegui, “En el deporte se aprende que todos los participantes, sin excepción, han de aceptar y cumplir las mismas reglas; y que el adversario no es un enemigo, sino un colaborador valioso e imprescindible …”

La Carta Olímpica actual define el olimpismo de la siguiente forma: “El olimpismo es una filosofía de vida, que exalta y combina en un conjunto armónico las cualidades del cuerpo, la voluntad y el espíritu. Aliando el deporte con la cultura y la educación, el olimpismo se propone crear un estilo de vida basado en la alegría del esfuerzo, el valor educativo del buen ejemplo y el respeto por los principios éticos fundamentales universales”.

Esta carta establece además que “el objetivo del olimpismo es poner el deporte al servicio del desarrollo armónico del hombre con el fin de promover una sociedad pacífica y comprometida con la preservación de la dignidad humana”. “La práctica del deporte es un derecho humano. Cada individuo debe tener la posibilidad de practicar deporte sin discriminación de ninguna clase y dentro del espíritu olímpico, que requiere comprensión mutua con un espíritu de amistad, solidaridad y juego limpio”. Para finalizar, en su quinto principio, de los seis existentes, se afirma que “cualquier forma de discriminación con respecto a un país, o una persona por motivos de raza, religión, político, sexo o de otro tipo es incompatible con la pertenencia al movimiento olímpico”.

En una reciente carrera, dura por su recorrido, informé a una corredora de lo que faltaba para finalizar y ella me preguntó si no la estaría engañando a lo que respondí que un corredor nunca engaña a otro corredor. Eso define, en mi opinión, un modo de conducta del buen corredor popular.

Cada corredor corre contra sí mismo; en el deporte griego se pretendía una purificación a través de la victoria noblemente obtenida. Esa sensación perdura.

¿Qué principios y valores deben revestir la conducta del “buen” corredor? En mi opinión  no pueden ser otros que los que emanan del olimpismo.

No puedo finalizar estas líneas sin reproducir parte de las palabras del Barón de Coubertin, padre del olimpismo moderno, acerca de los pilares filosóficos del olimpismo moderno: “los caballeros son ante todo “hermanos de armas”, hombres de coraje, enérgicos, unidos por un lazo más fuerte que la simple camaradería, ya poderosa por sí misma, a la idea de ayuda mutua de la camaradería,  se superpone en el caballero la idea de competencia, de esfuerzo opuesto al esfuerzo, por simple amor al esfuerzo, de lucha cortés.”

Que nadie vea en estas últimas palabras intento de discriminación alguno ya que ese valor del esfuerzo y esa actitud es patrimonio de la humanidad, sean hombres o mujeres. Muchos hombres y mujeres dan testimonio de ello todos los días. ¡Viva el deporte y Viva el atletismo!

4 comentarios:

  1. He leído el artículo y me parece absolutamente recomendable... Te felicito... Saludos...!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Carles. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pues muy bien Charly,creo recordar que ya escribiste alguna entrada respecto al tema en tu blog.Me gusta ver que alguien mas se interesa por estas cosas. Alguna de ellas las usare como pautas para mis peques.Enhorabuena

    ResponderEliminar
  4. Genial Javitxu. Sí escribí sobre el toque en las carreras pero me animaron/animé a escribir con un poco más de fundamento. Y el resultado es ... el redescubrimiento de los valores olímpicos como alma del deporte. Muy interesante. Me alegra que te haya gustado Javitxu. Los valores que inculquemos a nuestros hijos serán sobre los que se cimienten los de sus hijos. No podemos perder la oportunidad.

    ResponderEliminar